cinib revista 002

Refrescantes y caseras

Para estar hidratados y sobrellevar las altas temperaturas

Con la llegada del verano, es necesario hidratarse para evitar la fuga de líquidos de nuestro cuerpo. De ahí que existan bebidas resfrescantes que sólo se consumen en verano para combatir las altas temperaturas. Bebidas frías como limonadas, tés helados, granizados, cafés con hielo, son clásicos en este combate contra el calor, sin embargo hay más opciones:

Batidos. Son divertidos, ideales para niños ya que combinan elementos nutricionales como leche, yogures y frutas muy diversas… con los líquidos que el cuerpo necesita reponer.

Zumos y licuados. Son ideales para cualquier persona por su contenido vitamínico y desintoxicante. Tienen las ventajas de comer frutas y de beber líquidos. Los zumos con frutas de verano y frutas tropicales, cítricos, etc. Por no mencionar la horchata o la limonada.

Refrescos. Los más socorridos cuando aprieta el calor. (Los hay efectivos y riquísimos como los de café, té, limón… incluso de chocolate.)

Aguas con sabor. Muy de moda en algunos países, donde agregar al agua sabores para hacer más divertido el trago. Agua con sabor a melocotón o durazno, agua con sabor a melón, naranja, etc…

Sopas frías. A los conocidos gazpachos andaluces, salmorejos y ajos blancos, se le unen cremas frías a base de verduras con puerros, apio, calabaza y otros vegatales de temporada.

Elegir el agua al resto de bebidas. Según el Observatorio de Hidratación y Salud, en circunstancias normales es recomendable ingerir unos dos litros de líquido al día. Pero en situaciones especiales, como ambientes de calor y temperaturas altas, es necesario beber tres litros o más. Es lo que recomienda también la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), entre 2 y 2,5 litros de agua al día y 2,6 litros en las mujeres durante la lactancia. La agencia recuerda que "debe beberse 500 mililitros de agua adicionales por cada grado de temperatura superior a los 38ºC". Con todo, los expertos reconocen que la cantidad adecuada de líquido depende de la persona, su condición física, edad, sexo, su nivel de actividad física y situaciones ambientales. Evitar que el agua esté muy fría o muy caliente; mantenerla entre 10ºC y 15ºC facilita su absorción. El agua muy fría da la sensación de que elimina la sed más rápidamente y, por tanto, no se llega a beber la cantidad de agua suficiente. Debe beberse de manera continuada, poco a poco y a sorbitos. Una pauta podría ser, según el Instituto de Investigación, Agua y Salud, "ingerir unos 330 ml cada dos horas o 150 ml cada hora".

4 clásicos
Gazpacho andaluz
• Ingredientes: 1/2 kilo de tomate maduro, 1/2 pimiento verde, 1 diente de ajo, 1/2 pepino, 1 dl de aceite de oliva, 4 cucharadas de vinagre de vino, 1 rebanada de pan blanco, sal fina.
• Elaboración: Escalda y pela los tomates e introduce en el vaso de la batidora, añade el pepino pelado y troceado, el pimiento, el ajo y el pan remojado en agua. Tritura durante unos segundos y añade la sal, el vinagre y el aceite probando para rectificar. Pasa por chino a una sopera y a enfriar durante una hora.

Horchata
• Ingredientes para una jarra grande: 250 g de chufas, 200 g de azúcar, 1/2 cm de piel de limón, 1/2 cucharadita de canela en polvo, 1,5 l de agua muy fría.
• Elaboración con Thermomix: Empezamos hidratando las chufas el día antes. Las ponemos en un bol grande y las cubrimos con agua, que cambiaremos un par de veces. Al día siguiente, escurrimos las chufas y las echamos en el vaso de la Thermomix junto con el azúcar, el trocito de piel de limón y la canela. Trituramos durante 10 seg/vel 7-10. Con la espátula, bajamos los restos que haya en las paredes y volvemos a triturar otros 15 seg/vel 10. Añadimos agua hasta cubrir la mezcla y volvemos a mezclar durante 20 seg/vel 5-7-9. Añadimos el resto del agua y mezclamos 20 seg/vel 4, mientras sujetamos el cubilete para que no salga líquido. Colamos utilizando un colador de malla fina y apretamos bien la mezcla con la ayuda de una maza para escurrir bien el líquido. Ponemos la horchata en una jarra y la guardamos en la nevera para tomarla bien fría.

Limonada de sandía y menta
• Ingredientes: 1 kilo de sandía, 20 hojas de menta fresca, dos cucharadas (soperas) de azúcar morena, jugo de 3 limones, un litro de agua mineral y mucho hielo.
• Elaboración: Vamos a empezar por pelar la sandía y retirarle las semillas. Luego la cortamos en trozos y reservamos. Enjuagamos ahora las hojas de menta y las machacamos en una jarra con el azúcar. Ahora vamos a poner la sandía en el vaso de la licuadora junto con el agua mineral y el jugo de los limones. Licuamos bien hasta que tengamos un líquido homogéneo. Vaciamos esta preparación en la jarra que contiene el azúcar y la menta machacada. Finalmente agregamos un puñado de hielo y revolvemos bien. Dejamos en refrigeración una hora antes de servir.

Té verde helado
• Ingredientes: té verde, azúcar moreno, ramas de hierbabuena.
• Elaboración: Calienta agua hasta que hierva para limpiar la tetera. Enjuaga un par de minutos y tira el agua. Calienta agua hasta hervir. Pon una cucharada de azúcar moreno y una cucharada de té verde por cada persona dentro de la tetera. Vierte un poco de agua en la tetera y deja reposar un minuto. Tira el agua y el té ya no tendrá notas amargas. Ahora añade el resto del agua que habíamos hervido que estará aproximadamente a 85º y deja que infusione. Añade también un manojo de hierbabuena y deja reposar 4 minutos. Pasa el té resultante a una jarra y deja que se enfríe. Sirve en vaso ancho con 3 piedras de hielo y un ramillete de hierbabuena.

NÚMEROS ANTERIORES

Boletín trimestral del Centro Integral de Nutrición Islas Baleares (CINIB). Si lo desea, puede consultar los contenidos de los números editados anteriormente.