cinib revista 002

Intolerancia al calor

Un handicap más a añadir en nuestra lista de condicionantes

¿Cuál al es la explicación científica de esta fatiga y del decaimiento físico que nos consume y nos produce esta intolerancia al calor en los meses estivales? La mayoría de las personas detestan el calor extremo. Sin embargo, a aquellas que sufren de intolerancia al calor les resulta imposible sentirse cómodas en temperaturas altas. Es la intolerancia al calor, que también recibe el nombre de sensibilidad al calor.

Esto se debe a que el organismo no regula la temperatura corporal correctamente. En condiciones normales, el organismo regula la temperatura: mantiene un equilibrio precario entre el frío y el calor. El hipotálamo es la parte del cerebro que cumple esta función de regulación. Cuando la persona tiene demasiado calor, el hipotálamo envía una señal a través de los nervios a la piel para aumentar la producción de sudor. Cuando el sudor se evapora de la piel, se produce el descenso de la temperatura corporal. Existen muchas causas posibles de la intolerancia al calor.

Medicamentos
Una de las causas más frecuentes de la sensibilidad al calor es el uso de determinados medicamentos. Los medicamentos más frecuentes son los descongestivos y aquellos que se emplean para combatir las alergias y la presión arterial. Los medicamentos para tratar las alergias pueden impedir la sudoración y, en consecuencia, inhibir la capacidad del organismo de reducir la temperatura. Los medicamentos para tratar la presión arterial y los descongestivos pueden provocar una disminución del flujo sanguíneo a la piel, lo que también inhibe la producción de sudor.

Cafeína
La cafeína es un estimulante que provoca un aumento de la frecuencia cardíaca y una aceleración del metabolismo. Como consecuencia, la temperatura corporal puede aumentar.

Hipertiroidismo
El hipertiroidismo es una afección que se manifiesta cuando la glándula tiroidea produce cantidades excesivas de una hormona llamada tiroxina. La tiroxina es importante porque interviene en la regulación de la temperatura corporal. Los niveles excesivos de esta hormona pueden acelerar el metabolismo y, de este modo, aumentar la temperatura corporal. La causa más frecuente del hipertiroidismo es la enfermedad de Graves, que es un trastorno autoinmunitario que se produce cuando el sistema inmunitario genera anticuerpos contra la glándula tiroidea.

Esclerosis múltiple
La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad debilitante que afecta el sistema nervioso central, compuesto por el cerebro y la médula espinal. La EM ataca la vaina protectora de los nervios del sistema nervioso central, llamada mielina. El daño en la mielina provoca interrupciones en las señales nerviosas del organismo. Esta afección puede dar origen a una intolerancia al calor.

Menopausia
Muchas mujeres que atraviesan la menopausia experimentan destellos de calor y la intolerancia al calor. Los destellos de calor pueden  ir desde una sensación de calor, apenas perceptible, a un aumento de calor que produce la sudoración profusa. La intolerancia al calor en las mujeres  menopáusicas por lo general se manifiesta como una sensación crónica de estar muy caliente, incluso en invierno. Sin embargo, los síntomas de esta intolerancia, normalmente, se resuelven en dos años.

Signos y síntomas
Las personas que sufren intolerancia al calor se sienten excesivamente acaloradas. La sudoración excesiva también es sumamente frecuente entre las personas sensibles al calor. Si bien los síntomas pueden aparecer de manera gradual, una vez que la intolerancia se manifiesta, generalmente dura entre uno y dos días. Entre los demás síntomas posibles de la sensibilidad al calor, se incluyen los siguientes: cefaleas, mareos, debilidad, calambres, náuseas... Tener una temperatura de entre 38 °C y 40,5 °C sin estar enfermo también puede ser una señal de intolerancia al calor.

Complicaciones
Si usted padece esclerosis múltiple (EM), la intolerancia al calor puede provocar problemas de visión, los cuales pueden variar de una visión borrosa a una pérdida temporal de la visión. Esto se debe a que, en las personas con EM, un aumento de la temperatura corporal amplifica la distorsión de las señales nerviosas. Este problema recibe el nombre de fenómeno de Uhthoff, en honor a Wilhelm Uhthoff, quien descubrió la relación que existe entre el calor y los problemas de visión. Este empeoramiento de los síntomas es solo temporal y suele resolverse cuando la temperatura corporal desciende.

En circunstancias graves, la intolerancia al calor puede provocar agotamiento a causa del calor. Si presenta síntomas de agotamiento a causa del calor o golpe de calor, es posible que deba acudir a la sala de emergencias para recibir tratamiento médico. Entre los síntomas, se incluyen los siguientes: confusión, pérdida del conocimiento, vómitos, calambres musculares, temperatura corporal de 40 °C o superior, frecuencia cardíaca elevada y respiración rápida.

Tratamiento
Existen varias precauciones que pueden tomarse para prevenir los efectos de la sensibilidad al calor. Permanecer en un ambiente fresco es una de las mejores formas de impedir la aparición de los síntomas. Si no tiene aire acondicionado y padece EM, probablemente pueda deducir el costo de ventiladores y otros equipos de refrigeración como gastos médicos. También es aconsejable beber gran cantidad de agua para mantenerse hidratado, ya que la sudoración profusa puede provocar deshidratación rápidamente. También puede consumir bebidas refrescantes con hielo o helados de agua. Usar ropa de telas livianas de algodón permite que el aire entre en contacto con la piel y lo mantiene fresco. Si practica algún deporte, use guantes, brazaletes, gorros y otros elementos de protección solo cuando sea necesario.

NÚMEROS ANTERIORES

Boletín trimestral del Centro Integral de Nutrición Islas Baleares (CINIB). Si lo desea, puede consultar los contenidos de los números editados anteriormente.