cinib blog intro

¿Porqué no conseguimos mantener una dieta? ¿Cuantos tipos hay?

Cuando nos vemos en la situación de empezar una dieta para perder peso, nos encontramos ante una infinidad de tipos que nos hacen dudar sobre cuál puede ser la más beneficiosa para nosotros. 

Los españoles engordan de media entre dos y cuatro kilos en período vacacional a causa del sedentarismo y la mala alimentación
Septiembre es el mes en el que los españoles comienzan más dietas, pero tan solo un 5% de ellas tienen éxito. Esta situación provoca que septiembre sea el mes elegido por gran parte de los españoles para empezar una dieta para la pérdida de peso, la mayoría de ellas sin éxito, según recoge ABC.
La mayoría de las veces no sabemos que dieta elegir y en la mayoría de ocasiones fallan porque resulta muy difícil cumplirlas. El hambre y la falta de saciedad impiden prolongarlas durante el tiempo necesario. ¿Cuantas dietas hay?

¿Qué clases de dietas encontramos en la web?

Navegando por la red de redes hemos encontrado uun sinfin de dietas y que pasamos a detallar

Dieta vegana

Esta es una de las dietas más populares de los últimos años, siendo una modalidad más estricta dentro de lo que es la alimentación vegetariana. Así, en las dietas veganas no se incluye ningún alimento de origen animal, ni tan siquiera los derivados, excluyéndose los lácteos, la miel y los huevos.
Dentro de la dieta vegana podemos hallar variedades según el grado de restricción de alimentos de origen animal. Así, si se consumen huevos y lácteos estaríamos ante una dieta ovolácteovegetariana, mientras que si se opta por incluir solo lácteos se conoce como dieta ovovegetariana y si se incluyen solo lácteos, entonces estaríamos ante una dieta lactovegetariana.

Dieta vegetariana
Es una dieta en la que se prima también el consumo de productos de origen vegetal, si bien no es tan restrictiva como una dieta vegana y si se pueden incluir algunos productos derivados de animales como los huevos, la miel, la cera y la leche y sus derivados, entre otros.
La dieta vegetariana tiene como base el consumo de frutas, verduras, semillas, soja, legumbres, hortalizas y granos.

Dieta mediterránea
Esta es una de las dietas con mejor consideración entre los especialistas, además de ser una de las más saludables y completas. La dieta mediterránea se denomina así por ser la dieta típica de la zona mediterránea, esto es, de países como Grecia, Italia, España y Francia, entre otros. Los alimentos básicos son los pescados, vegetales, frutas, carnes y teniendo el aceite de oliva como producto estrella.
Esta dieta aporta una gran variedad de beneficios para nuestro organismo al aportar las vitaminas y minerales necesarios para una buena salud cardiovascular.

Dieta Nórdica
La nueva dieta nórdica se basa en dos pilares básicos: el consumo de pescado, por supuesto, pero también en el consumo de productos orgánicos y de cultivo ecológico (alimentos de temporada, de producción local y cultivados sin pesticidas) que son el otro pilar de esta dieta. Y es que valoran tanto su propia salud como la del medio ambiente.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido a la dieta nórdica como una de las más sanas del mundo. Esto nos obliga a reparar en las bondades de dicho método, que presenta importantes similitudes con la dieta mediterránea. La diferencia más evidente entre la dieta nórdica y mediterránea es el uso de aceite de colza en lugar de oliva. El aceite de colza es una gran fuente de vitamina A. Sin embargo, su rasgo más apreciado es que, junto al pescado azul, “constituye uno de los alimentos que mayor y mejor aporte realizan de ácido linoleico, más conocido como omega 3” y vitamina E.

Dieta orgánica
Otra de las dietas que debes conocer es la dieta orgánica, un tipo de dieta que excluye los productos procesados, los que presentan pesticidas, aditivos, fertilizantes, hormonas, así como los alimentos transgénicos. Todos aquellos productos que pueden ser tóxicos y agresivos por su efecto sobre la salud, así como por su efecto contaminante sobre la tierra. Un tipo de alimentación que no sólo se ciñe a los productos frescos, especialmente a los de producción local, sino también a aquellos que son además cuidados con el medio ambiente y se cultivan, cosechan, crían, se sacrifican o capturan sin recurrir a productos tóxicos o con métodos agresivos.

Dieta hipocalórica
La dieta hipocalórica permite comer de forma equilibrada y saludable mediante el control de la ingesta de calorías, que varían dependiendo de nuestras características físicas y nuestro grado de actividad. En este tipo de dieta, se realizan cinco comidas al día y no se evita ningún grupo de alimentos, excepto aquellos como el azúcar y las grasas saturadas. Estos parámetros son aptos en una dieta para diabéticos, puesto que, además de repartir las comidas a lo largo del día,  limitan la cantidad de grasa, azúcares y sal que ingerimos, y permite consumir una gran variedad de frutas y verduras.

Dieta por puntos
La dieta por puntos es una buena opción para aquellos que están aburridos de todas las dietas y quieren probar algo nuevo. En este tipo de dieta, también se consumen todos los grupos de alimentos de forma equilibrada y, para ello,  cuenta con una tabla de puntos que los clasifica según sus características. El objetivo de este plan de alimentación es no sobrepasar los puntos indicados al cabo del día. En esta dieta no hay alimentos prohibidos, pero siempre hay que evitar aquellos como bollería o embutidos grasos, porque su alta puntuación puede hacer que alcancemos la totalidad de los puntos, o los sobrepasemos, con sólo probarlos.

Dieta paleo
La dieta paleo, también llamada dieta paleolítica, prácticamente se ha convertido en un estilo de vida. Consiste en volver a aquellos orígenes en los que la alimentación se basaba únicamente en lo que se cazaba y recolectaba. Por ello,  este tipo de dieta elimina los alimentos procesados y evita algunos grupos como cereales o lácteos, y basa la alimentación en carnes, pescados, frutas y verduras, que proporcionan un alto grado de energía. Aunque puede ser una buena opción, hay que encontrar el equilibrio en el consumo de estos productos, ya que un consumo excesivo de carne también puede ser perjudicial

Dieta proteica
En la dieta proteica, se limita la alimentación a aquellos alimentos que son altos en proteínas, como la carne, el pescado y los derivados lácteos. Este tipo de dieta, que llega a excluir grupos de alimentos tan fundamentales como las frutas y las verduras, puede llegar a ocasionar graves problemas de salud. Algunas de las carencias más graves de esta dieta son la falta de hidratos de carbono y de fibra, imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. Esta restrictiva dieta posibilita perder kilos fácilmente a costa de nuestra salud y puede llegar a perjudicar gravemente nuestro metabolismo.

Dieta Dukan
Fue creada en 2000 por el Dr. Pierre Dukan. Se caracteriza porque ser una dieta que permite la ingesta de un alto contenido en proteínas y bajo contenido en hidratos de carbono. Por lo general, se baja de peso rápido durante la primera fase. 
Pros
• Se baja rápido de peso durante la primera fase, lo cual es muy motivante.
• No tiene “efecto rebote” porque se introducen más alimentos en forma gradual.
• Alta motivación con buenos resultados.
• Buenos hábitos de alimentación y rutinas de actividad física.
Contras
• Pueden presentarse algunos efectos secundarios, entre ellos: pérdida de apetito, náusea, fatiga y mareos.
• Restringida para personas con gota, diabetes, enfermedades renales y cardiovasculares, entre otras.
• Los menús de las primeras fases no incluyen todos los alimentos que señala la guía alimentaria 2010, base de una dieta diaria saludable

Dieta detox
El término “detox” se ha convertido en una palabra que está en boca de todo el mundo, pero lo cierto es que este tipo de alimentación no puede sostenerse en el tiempo. Este tipo de dieta surge en los últimos años como una forma de depurar nuestro organismo, y se basa en el consumo exclusivo de líquidos durante, al menos, un día completo a la semana. Un consumo exclusivo de líquido no sólo no aporta la cantidad de energía necesaria para el funcionamiento del organismo, sino que puede provocar desequilibrios en componentes tan necesarios como el calcio, el potasio o el sodio.

Dieta alcalina
También conocida como la dieta del pH y promocionada como la dieta “anticáncer”, este tipo de dieta es la última revolución entre los famosos.  La dieta alcalina promete depurar el organismo y, además, ser un fuerte protector contra posibles tumores, basándose en el consumo de alimentos que tienen supuestos efectos sobre la acidez de los fluidos de nuestro organismo. El punto a favor de esta dieta es que aboga por alimentos como cereales, frutas, verduras y legumbres, pero con una restricción tan amplia en el resto de alimentos que no es una opción saludable.

Dieta Carb Lovers
Es la dieta para los amantes de los carbohidratos. Se basa en el libro escrito por Frances Largeman-Roth y Ellen Kunes que crearon un plan alimentario para bajar de peso que permite el consumo moderado de “almidón resistente”, presente en carbohidratos como las pastas y los cereales integrales, el pan, el plátano, entre otros. También la dieta incluye frutas y verduras, carnes magras y lácteos bajos en grasa. Según las autoras, se baja de peso y no se pasa hambre.
Es un régimen de reducción de peso para aquellas personas que les encantan las pastas, el pan, el plátano y otros “carbohidratos” Mediante el consumo de “almidón resistente” que es una clase de hidrato de carbono presente en estos alimentos que actúa como fibra y utiliza las reservas de grasa del cuerpo.
Pros:
• Es una buena elección para las personas que quieran bajar de peso y quieran seguir disfrutando las pastas, el arroz, las papas y el pan, entre otros.
• Además de peso se pierde cintura y grasa abdominal. El consumo de almidón resistente promueve la utilización de grasas de acuerdo a algunas investigaciones.
• Contribuye a reducir el colesterol “malo” LDL y aumentar el colesterol “bueno” HDL.
Contras:
• Se debe tener cuidado de no excederse en las porciones.
• Si se elijen pastas, arroz y pan que no sean integrales, afecta los resultados de la dieta.

Dieta South Beach
Fue bautizada con este nombre porque su creador, el Dr. Arthur Agatston, la dio a conocer en el barrio de SouthBeach, en Miami. Consiste en un plan alimenticio bajo en hidratos de carbono, que promueve el consumo de “grasas buenas”. Además, ofrece alimentos con bajo índice glucémico, de modo de evitar “los arranques de hambre”.
“South Beach diet” es una dieta baja en hidratos de carbono (no estricta), adecuada en proteínas y promueve el consumo de “grasas buenas” que protegen la salud cardiovascular.
En esta dieta se seleccionan los alimentos que tienen hidratos de carbono en base a un índice glucémico bajo, que es una medida para controlar la glucosa en la sangre. De esta forma se controlan los “arranques de hambre”.
Pros:
• Después de comer da saciedad, no se tiene hambre.
• No es necesario contar “calorías”.
• Alta en fibra, por su consumo de granos enteros, frutas y verduras.
• Promueve salud coronaria al consumirse grasa “buena”.
• Orienta sobre el tamaño de las porciones de los alimentos.
• Está de acuerdo a las guías alimentarias 2010 para EE.UU. en fibra, proteínas, grasas, vitaminas y minerales.
• Dietas bajas en hidratos de carbono con grasas saludables mejoran los niveles de colesterol, según algunos estudios.
Contras:
• Si se restringen los hidratos de carbono, se pueden tener ciertos efectos secundarios negativos como: fatiga, mareos y náuseas.
• La pérdida de peso tan rápida durante la primera fase, puede ser un indicador de que se está perdiendo agua o masa muscular en lugar de grasa.
• No es una dieta personalizada.
• Se restringen muchos alimentos en la primera fase lo cual puede dificultar su seguimiento.
• Es conveniente consultar antes el estado de salud con el médico antes de iniciar cualquier dieta de reducción baja en hidratos de carbono.

Dieta de la clínica Mayo
La clínica Mayo es una de las compañías de hospitales privados más prestigiosa del mundo, muy conocida por su potente labor de investigación. Los nutricionistas de la institución elaboraron una dieta estandarizada que recomiendan a los pacientes para perder peso, pero también para mantener una alimentación saludable a lo largo del tiempo.
Se trata de una dieta excelente como régimen de mantenimiento, pues es muy completa y segura, aunque no permite adelgazar tan rápido como otros planes. No se elimina ningún nutriente pero, como en la mayoría de planes de adelgazamiento prima la ingesta de frutas, vegetales y cereales integrales.
El objetivo de la dieta de Mayo Clinic es ayudarte a bajar el exceso de peso y a encontrar una manera de comer que puedas mantener de por vida. Se centra en cambiar tu rutina diaria al agregar o romper hábitos que puedan marcar una diferencia en tu peso, como comer más frutas y vegetales, no comer mientras miras la televisión y hacer ejercicio durante 30 minutos al día.
En la fase inicial de la dieta, que dura dos semanas, se pueden perder entre 2,7 y 4,5 kilos. Este es un esquema tipo de un menú diario, que contiene 1.200 calorías. En esta etapa, te centras en los hábitos del estilo vida que se relacionan con el peso. Aprendes a adoptar cinco hábitos saludables, a abandonar cinco malos y a incorporar otros cinco adicionales. Esta etapa puede ayudarte a ver algunos resultados rápidos (un estímulo psicológico).

Dieta DASH
La dieta DASH responde al acrónimo 'Dietary Approaches to Stop Hypertension' (“enfoque alimenticio para detener la hipertensión”) y, como su nombre indica, fue desarrollada por el Instituto Nacional de Salud estadounidense como una dieta específica para tratar a pacientes con tensión alta. Aunque no nació como una dieta de adelgazamiento, sí que sirve para tal fin.
Se trata de una dieta muy variada en la que se prima la ingesta de frutas, verduras y lácteos bajos en grasa. También se consumen cereales integrales, carne, pescado y legumbres, pero de forma más restringida. Las grasas saturadas, los azúcares refinados y los carbohidratos están prácticamente prohibidos. La dieta va acompañada de un plan de actividades de ejercicio físico y reduce a la mínima expresión el consumo de alcohol. Dado que es una dieta especialmente recomendable para tratar la hipertensión, la sal está limitada al punto justo en que nuestros guisos empiezan a saber a algo.

Dieta flexitariana
El término de este régimen se refiere a aquellas personas que basan su alimentación en una dieta vegetariana pero que de manera ocasional, y que por las razones que sea, consumen algunos productos de origen animal como mariscos, pescados o aves. Algunos pensarán que entonces todo el mundo entra dentro de este concepto, pero no es así. Su alimentación esta basada en una dieta verde y el consumo de origen animal es ocasional o excepcional.Lo que lo define es la frecuencia en este tipo de ingesta de alimentos.
Enfatiza el consumo de frutas, vegetales, cereales integrales y proteínas vegetales, que suplan las que aportaría la carne, aunque la dieta también permite el consumo de huevos y lácteos. La carne como tal solo se añade en muy pequeñas cantidades como ingrediente en platos de pasta o ensaladas.

Dieta Power
La Universidad de Newcastle, en Australia, ha presentado un programa de adelgazamiento solo pensado para hombres y la han bautizado como Workplace POWER, acrónimo de Preventing Obesity Whitout Eating Like a Rabbit ('Prevenir la obesidad sin comer como un conejo').
Estos son sus principales consejos:
• Desayuno. Sé generoso con él y nunca te lo saltes. Evita alimentos de alto índice glucémico e ingiere proteínas, que te mantendrán saciado durante más tiempo. Los huevos son siempre una buena opción.
• Comida. Las ensaladas y las sobras de lo que hagas para cenar son siempre una buena opción. Si por cualquier motivo te ves obligado a comer fuera, trata de elegir opciones saludables, como sándwiches vegetales. Trata de comer siempre fruta y evita las bebidas azucaradas.
• Cena. Piensa en las proporciones de tu comida: la mitad deben ser vegetales, un cuarto carne y otro carbohidratos.
Lee siempre las etiquetas de lo que vayas a ingerir y ten en cuenta sus calorías para evitar exceder tus requerimientos diarios. Es la mejor forma de estar seguro de que no estás ganando peso.
Piensa antes de comer. No tienes que renunciar a las bebidas y comidas que te gustan simplemente debes reducir un poco la ingesta de las más calóricas e introducir opciones más saludables. Muévete. Mantente de pie y anda todo lo que puedas. Todos los pasos cuentan si tratas de perder peso. Sube las escaleras en vez de usar el ascensor, aparca más lejos y anda. Moverse es la mejor manera de cumplir tus objetivos cuanto antes.

Dieta TLC
Fue diseñada por el Instituto Nacional de Salud estadounidense, aunque en esta ocasión como una dieta para tratar el colesterol. De nuevo, los expertos han considerado que es una dieta ideal para todo tipo de perfiles, pues es “muy saludable, completa y segura”.
Se trata de un régimen con un enfoque basado en el “hazlo tú mismo”: es muy flexible pero requiere un gran compromiso, dado que no está tan pautada como otras dietas. La clave del plan reside en la reducción a la mínima expresión del consumo de grasas, en particular las grasas saturadas (lácteos enteros, fritos, carnes grasas…). Por lo demás, se prima el consumo de cereales integrales, fruta, vegetales, pescado y pollo (sin la piel).

Dieta disociada
La base de las dietas disociadas es que cada grupo de alimentos necesita un tipo de PH distinto (más ácido o más alcalino), diversos tipos de enzimas y un tiempo de absorción diferente por lo que no se pueden comer juntos si deseamos asimilar bien cada nutriente. Al combinar proteínas con hidratos de carbono se genera una situación que no favorece la correcta asimilación de los alimentos y, por lo tanto, se pueden producir problemas digestivos y grasa en el cuerpo.
Las reglas básicas de las dietas disociadas son las siguientes.
• No mezclar proteína e hidrato de carbono.
• No mezclar proteína y almidón.
• Comer la fruta sola y con el estómago vacío.
• No combinar frutas ácidas con frutas dulces.
• No hay límites en cuando a las cantidades de alimentos.
• Solo se puede beber agua y hay que evitar el alcohol y el café.
En cuanto a las proteínas también existen algunas indicaciones:
• Carnes. Se pueden comer cualquier tipo de carne y se recomienda cocinarla a la plancha o al vapor.
• Pescados. Al igual que con la carne, se puede tomar cualquier tipo de pescado, a la plancha o al vapor.
• Productos lácteos. Es preferible tomarlos light y a media mañana o media tarde.
• Frutos secos. Se pueden tomar solos, a media mañana o media tarde.
En algunos casos es difícil no mezclar porque hay alimentos, como el pan, que contienen tanto proteínas como hidratos de carbono, pero la idea básica es no comer una carne que tiene muchas proteínas con un plato de pasta que tiene muchos hidratos de carbono.  

Dieta de ayuno intermitente
Como su propio nombre indica, el ayuno intermitente es un modelo de alimentación que va por ciclos, con periodos de ayuno y de comer. Estrictamente hablando no es una dieta, sino más bien un programa de comidas. No se te dice lo que tienes que comer, pero tienes que centrarte en cuándo comes.
Hay varios métodos de ayuno intermitente. Los más populares son:
El método 16/8: se conoce como el método “Leangains”. Con él puedes comer durante 8 horas y tienes que ayunar durante 16. En pocas palabras, el periodo de ayuno normal incluye el sueño y unas horas más. Puedes saltarte el desayuno, por ejemplo, y hacer la primera comida al medio día y seguir comiendo hasta las 8.
Dieta 5:2: la idea es que durante dos días a la semana reduzcas la ingesta de calorías a un máximo de 500-600 calorías al día. Los días no tienen que ser consecutivos. Los otros cinco días puedes comer lo que quieras.
Comer, parar, comer: este tipo de ayuno intermitente alterna días de ayuno con días de comer. Comes lo que quieras durante 24 horas y luego te tomas un descanso total de comida el día siguiente. Tienes que repetir este patrón una o dos veces a la semana. Las bebidas sin calorías (como el café solo, el té sin azúcar, etc.) están permitidas.
El ayuno intermitente hace mucho más que solo restringir la ingesta de calorías. También cambia las hormonas del cuerpo para que puedan hacer un mejor uso de tus reservas de grasa. Se producen los siguientes cambios:
El ayuno intermitente mejora la sensibilidad a la insulina, sobre todo en combinación con el ejercicio.
La secreción de la hormona del crecimiento aumenta, acelerando la síntesis de proteína y haciendo que la grasa esté disponible como fuente de energía. Esto quiere decir, en pocas palabras, que quemas grasa y construyes músculo más rápidamente. Por eso la hormona del crecimiento se toma en grandes cantidades en el culturismo como agente dopante.
Además, según los estudios, el ayuno activa la autofagia, que elimina células dañadas, contribuye a la reparación y ayuda al proceso de regeneración del cuerpo.
Algunos estudios han descubierto que el ayuno intermitente (si se hace bien) puede ser efectivo tanto para prevenir la diabetes de tipo 2 como para reducir calorías. Además el cuerpo aprende a procesar los alimentos que se consumen durante el periodo de comer mejor y de forma más eficiente. Otros estudios han descubierto que una combinación del método 16/8 y el entrenamiento de fuerza (tanto con el propio peso como con pesos) puede reducir más grasa que el entrenamiento de fuerza por sí solo.

Dieta de la piña
La dieta de la piña es una dieta rápida en la cual se proponen dos días de puesta en práctica y días de descanso previo a repetir la misma.
Basándose en las propiedades diuréticas de la piña, la dieta se propone como una alternativa fácil de llevar a cabo y que desintoxica ayudando a adelgazar hasta cinco kilos en dos días.
Es una monodieta, debido a que se basa en un alimento concreto y posee un menú estructurado.
La dieta de la piña es una dieta denominada "detox" o depurativa, que elimina desechos y contribuye a bajar de peso de forma muy rápida y sencilla.
Sin embargo, lo que en realmente logra es una rápida eliminación de líquidos y si bien podemos bajar cuatro kilos en dos días, esa pérdida no es sostenible en el tiempo.
Es una dieta muy reducida en calorías (de 1000 Kcal o menos) y deficitaria en muchos nutrientes esenciales como por ejemplo, los ácidos grasos poliinsaturados, hierro o calcio. Sobre todo es muy pobre en nutrientes si realizamos la versión estricta de sólo líquidos y piña durante dos días.
Además de resentir el metabolismo, esta dieta puede ocasionar otros riesgos para la salud, entre ellos, predisponer a carencias nutricionales y enfermedades por déficit de nutrientes claves como el hierro, las proteínas o el calcio.
Asimismo, es una dieta que no considera particularidades por lo que en personas con problemas de salud puede resultar más perjudicial. Por ejemplo, en quienes tienen diabetes y se inyectan insulina esta dieta podría ocasionar una cetoacidosis diabética y resultar fatal.

Dieta de la alcachofa
Cómo hacer la dieta de la Alcachofa paso a paso para adelgazar rápido
Hoy quiero hablarte de una de las dietas más usadas para bajar kilos durante unas semanas. Se podría considerar una de las dietas más natural que existe. ¿Quieres perder peso en pocos dias? Sigue leyendo.
Comencemos por aclarar que la alcachofa no es una verdura, tampoco un vegetal ni tampoco una fruta.
Se trata de la flor de una planta que lleva ese mismo nombre, es decir que la flor es la parte que nosotros consumimos en diferentes platos.
Los beneficios de su consumo son incalculables, en términos de bienestar y cuerpo saludable, además la estética y la belleza no escapan de ello.
En este sentido, hablaremos de la forma más expedita de perder peso, consumiendo a la vez, un alimento tan delicioso y saludable, sin dejar de lado algunos consejos, que nunca están de más.
Si te propones hacer la dieta de la alcachofa para adelgazar rápido, debes conocer ciertos parámetros que te ayudarán a conseguir tu objetivo.
Cerciórate de consumir, al menos, dos litros de agua al día. Este consejo se debe a que vas a perder mucho líquido una vez comiences a consumirla por su alto poder diurético.
Vigila el horario de las comidas. No está permitido saltar ninguna comida, por muy apurada que estés, debes sentarte y tomar tus alimentos.
Acude a tu médico e informarle de tus intenciones de hacer una dieta (cualquiera que esta sea), para que te indique los análisis respectivos.
Echa mano de toda tu fuerza de voluntad.
La dieta de la alcachofa es un régimen alimenticio para adelgazar altamente nutritivo y depurativo, que te ayudará a eliminar líquidos, toxinas y deshacerte del exceso de grasa.
Consiste en un plan alimenticio bajo en carbohidratos y grasas, con un consumo moderado de proteínas y alta ingesta de alcachofa, tanto en ensaladas, infusiones, zumos o como plato principal.
Se basa, en combinar alimentos saludables, con esta hortaliza como acompañante esencial e infaltable en cada comida.

Dieta de las 500 calorías
Tal y como apunta su propio nombre, una dieta de 500 calorías se basa en que, durante el día de dieta, únicamente se pueden ingerir 500 calorías. Se trata, por tanto, de una cantidad muy inferior, mucho más baja de lo que realmente necesitamos. Y, precisamente por eso, es importante que solamente hagamos esta dieta durante 1 día.
Se trata, pues, de un plan de choque, de un método que nos ayudará a eliminar excesos que hayamos podido cometer durante los días anteriores o que nos depuren el organismo. Se conoce también con el nombre de “semi-ayuno” ya que, durante este día, únicamente deberás comer alimentos hipocáloricos y en pequeñas cantidades.
Para que este método te ayude a limpiar el organismo y a eliminar los excesos es imprescindible aumentar el consumo de líquido diario. Deberás tomar al menos 2 litros de agua al día que te ayudará a drenar el organismo de forma natural.
Es importante remarcar que no es una dieta para bajar de peso sino que, básicamente, se trata de un plan alimenticio que está pensado para limpiar el organismo de forma semanal y conseguir disfrutar de un cuerpo más sano y depurado. No obstante, nunca debemos hacer más de 1 vez a la semana esta dieta porque podría ser muy perjudicial para nuestra salud.

Dieta de la luna
Rolando Ricci es el creador de la dieta de la Luna, un régimen basado en la influencia que la Luna es capaz de ejercer sobre nuestro organismo.
Para aprovechar al máximo esta dieta es necesario seguir de cerca las fases de la Luna (Luna nueva y Luna llena). Durante estas fases se debe estar en ayuno e ingerir solo líquidos. Este ayuno dura aproximadamente 26 horas.
En la dieta de la Luna se ayuna dos veces al mes, siempre que sea Luna llena y Luna nueva. Estos ayunos, que empiezan al comenzar el cambio de fase Lunar, duran 26 horas.
Durante ese tiempo solo está permitido ingerir líquidos y nada sólido. Sin embargo, si no se está acostumbrado, es posible ingerir algunos alimentos en las fases de cuarto creciente y cuarto menguante. Estamos hablando de ayunos de apoyo que también duran 26 horas. Durante esos periodos se pueden alternar el ayuno con algunos alimentos.
Evidentemente, cuando se baja más de peso es en Luna llena y Luna nueva. Para comprobarlo solo tienes que pesarte en estos dos momentos. No hace falta hacerlo varias veces, con una al día bastará. Eso sí, intenta hacerlo nada más levantarte, sin nada de ropa y sin haber bebido nada.
Al seguir la dieta de la Luna es muy importante llevar una alimentación sana y nutritiva pero sin excesos.

Dieta cetogénica

La dieta cetogénica fue descrita en 1921 por Russell M.Wilder para el tratamiento de la epilepsia.
La dieta cetogénica toma su nombre de los efectos derivados de la misma, la producción de cuerpos cetosis y el uso de las grasas como como fuente de energía. Ante el ayuno y la reducción drástica de hidratos de carbono y de ingesta de calorías, se utilicen las grasas como como fuente de energía lo que deriva cetosis.
Los cuerpos cetónicos son principalmente β-hidroxibutirato, acetoacetato y acetona y son el resultados de la degradación de los ácidos grasos al ser usados como fuente de enegría en sustitución de la glucosa.

Beneficios de la dieta cetogénica
* Beneficios cardiovasculares y en el metabolismo de los glúcidos, ya que promueven un perfil lipídico poco aterogénico.
* Menor resistencia a la insulina. Las grasas son la principal fuente energética. Esto, evita la insulinorresistencia, favoreciendo la síntesis de glucógeno, mejora el perfil glucémico y los niveles plasmáticos de hemoglobina A.
* Tiene un efecto saciante que puede favorecer la adherencia a las dietas de pérdida de peso. Uno de los supresores más efectivos del apetito es la colecistoquinina, hormona estimulada por el consumo de proteínas y grasas.

Perjuicios o contraindicaciones de la dieta cetogénica 
* Es peligrosa en caso de trastornos en la conducta alimentaria.
* Las personas con dificultades en el metabolismo de las grasas no la toleran bien.
* Dolores de cabeza.
* Calambres.
* Puede causar estreñimiento.
* No es recomendable en las personas con mala función hepática.
* Nivel de adherencia puede ser complicada por las características de su alimentación.

 

 

 

 

El Centro Integral de Nutrición de las Islas Baleares (CINIB) es el único centro de Mallorca íntegramente dedicado a la atención de los pacientes con sobrepeso y obesidad. Está integrado por un equipo de especialistas en materia de cirugía de la obesidad, endocrinología, psicología, nutrición y dietética.
971 213 262 | 636 253 692