cinib blog intro

Las dietas como un factor causante de pérdida de masa muscular

Encadenar dietas fallidas es un error nutricional común que conduce a tener una masa muscular baja que predispone a la reganancia de peso sin necesidad de un consumo calórico excesivo.

La mayor parte de personas obesas relatan en la consulta que no consumen grandes cantidades de comida y que al hacer dieta les es fácil perder los primeros kilos pero no consiguen ir más allá. Se debe a nuestra masa muscular.
Existen tres tipos de músculos: voluntarios o esqueléticos, involuntarios o lisos y cardíaco o miocardio. Se diferencian por las células que los componen y la función que realizan.
El músculo es la principal reserva de proteínas del organismo, y es un regulador de los niveles de glucosa sanguíneos, porque la consume cuando nos movemos. S nos centramos en el músculo esquelético, sus principales funciones son las de dar la estabilidad-movilidad articular y corporal, producir energía generando calor y son en su conjunto un reservorio fundamental de nutrientes, ya que, en este se alojan grandes reservas de glucógeno que se convierte en glucosa, que es la principal fuente de energía para asegurar el buen funcionamiento de las células del organismo, ante las demandas energéticas.
Podemos considerar que el volumen de muscular es un indicador de calidad de vida, al haberse demostrado la asociación de un alto volumen de masa magra se asocia a una mejor salud cardio-metabólica.
En la obesidad es habitual la sarcopénica, término que se utiliza para definir el concepto de la pérdida gradual y generalizada de la masa muscular esquelética.
Es muy habitual que las personas con obesidad tienen antecedentes de múltiples dietas, en ocasiones muy estrictas que provocan la perdida músculo y grasa. Éstas dietas al ser insostenibles provocan el conocido el efecto rebote que además de limitar el plan de pérdida de peso en el tiempo, tiene un impacto negativo en el músculo esquelético provocando una disminución de su volumen total, que a la postre es más negativo que la reganancia de peso debido a que esta implicado como responsable de la obesidad futura. El motivo es que el músculo es el tejido que más calorías quema en reposo, en torno a tres cuartas partes del total y cuando la masa muscular es exigua, con muy poco que se coma ya se satisface la demanda energética del organismo, lo que provoca un almacenamiento de la energía no necesaria almacenándose en forma grasa extra.
Las consecuencias no se hará esperar. Con una musculatura desarrollada es más sencillo adelgazar, pues garantiza que las calorías se quemen con más facilidad en lugar de acumularse. Además, en los casos de obsesidad sarcopénica, tonificar es la manera de burlar un altísimo riesgo cardiovascular, mejorar la sensibilidad a la insulina y evitar los niveles de colesterol perjudiciales sin recurrir a fármacos.
El ejemplo los encontraríamos en los deportistas de alta competición que tienen una complexión atlética a pesar de una elevada ingesta de alimentos, hasta que surge una lesión que les obliga a la inactividad física o la retirada de la competición. Al conjugar la ingesta de alimentos elevado con la pérdida de masa magra se predispone a la ganancia de peso.

 

 

 

 

El Centro Integral de Nutrición de las Islas Baleares (CINIB) es el único centro de Mallorca íntegramente dedicado a la atención de los pacientes con sobrepeso y obesidad. Está integrado por un equipo de especialistas en materia de cirugía de la obesidad, endocrinología, psicología, nutrición y dietética.
971 213 262 | 636 253 692